Descripción

El viajero que decida alojarse en el Hotel Margherita podrá disfrutar de ambientes en los que se presta atención al más mínimo detalle, amueblados con buen gusto y dotados de acogedores espacios de relajación.

La terraza, casi suspendida entre el cielo y el mar, y el área de la piscina, convierten las vacaciones en Praiano en un momento relajante y excepcional. Gracias al ambiente amable y hospitalario creado por el personal, los clientes se sentirán muy a gusto.

Una historia familiar: un sueño, un amor, un cuento.

Comienzos de los años sesenta. Margherita, bella y elegante hija del médico rural de Praiano, se casa con Giuseppe y se traslada con él a América. Pero el reclamo de la tierra de origen transforma la nostalgia en un deseo: volver y ofrecer hospitalidad en el encantador entorno de la Costa de Amalfi. Así se crea el restaurante sobre la playa de Positano donde Margherita y Giuseppe hacen sentir a los huéspedes como en su casa, en una atmósfera sencilla y refinada, con un saber gastronómico de larga tradición que pronto los hace famosos. Pero el sueño de Giuseppe es restaurar la casa de la familia en Praiano, construida en torno a una torre de avistamiento aragonesa, para convertirla en un hotel

El Hotel Margherita nace como un templo de la hospitalidad: un lugar donde sentirse como en casa, pero sin el peso de las tareas cotidianas. 

Hoy son Suela, hija de Giuseppe y Margherita, y su marido Andrea Ferraioli, proveniente de una familia de hoteleros (de la dinastía Bacco, en Furore), quienes llevan adelante la obra emprendida por Giuseppe. Una ráfaga de innovación garantiza nuevo esplendor al hotel. Pero la buena atención al huésped sigue siendo la misma, como Margherita, siempre atenta en la cocina, fiel a la historia y al espíritu que han animado su sueño.